sábado, 11 de abril de 2015

La ensoñación

Imagen: In Dublin's fair city


En un silencio de mi medianoche
el hilo de Hipnos me descose las pestañas
y despierto paulatinamente
en las luces templadas de una nebulosa.


La noche gira y se desprende.
Mi piel azul se descubre como el epicentro
de los cuerpos perlados
que crepitan en la esfera del universo.


De repente todo se desvanece.
El sueño rehuye y mi consciencia transforma
la luz sublime de mi nebulosa
en el enfermizo tiritar de unas farolas.


La noche artificial se filtra
por los agujeros de mi persiana.


Vuelvo a la cama decepcionada
y espero a que Hipnos vuelva a coserme las pestañas,
mientras me quema todavía el recuerdo
de esa Belleza efímera de lo que parece y no es.


Noelia Toribio

No hay comentarios:

Publicar un comentario