jueves, 12 de febrero de 2015

Equilibrismos

Imagen: Desencuentros y Desaguisados

Me atreví a hacer equilibrismos
sobre un hilo demasiado fino y demasiado alto,
apenas prendido de la duda de tus manos
a cincuenta metros sobre la luna.
 

Y sé bien que fue una locura
jugar a ser una célebre y etérea  funambulista,
 con mi inexperiencia y mis pies demasiado grandes,
con mi torpeza experta y mi inocencia ciega.
 

Y sé bien que fue una locura
caminar sobre los dedos de tu cuerda floja
 (demasiado floja),
sin red, sin arnés ni instrumentos de equilibrio,
solo gritando alto y mirando hacia arriba.
 

Y sé bien que era inevitable la caída,
Y vaya que si el golpe fue duro y doloroso y duradero
(No siempre se cae uno desde una altura
de cincuenta metros sobre la luna).
 

Pero también sé lo que se siente ahí arriba,
al acariciar con tu piel los comienzos de la noche,
al dejar que el halo de una estrella te pinte la espalda,
al volar sin cables ni miedos y con libertad.
  

Algo que tú no sabrás jamás.
Porque creo que no te atreviste a dar ni un paso,
a pesar de que la cuerda que tejían mis manos
era más firme y  más ancha y más segura.
 

Y si lo diste, lo diste mirando hacia abajo
y con un arnés hasta en los dientes.

Noelia Toribio

No hay comentarios:

Publicar un comentario