domingo, 2 de octubre de 2011

Sueños


Tinta,


ríos de tinta borbotean entre mi sangre,

inundados de historias y maravillas

y de sueños que laten y de cosas imposibles

que galopan por las entrañas de mis venas vivas...

Navegar el mar del ocaso

en un barco sin velas pintado por Dalí,

perderme en el fuego de las aguas profundas,

hipnotizada por el canto de unas olas

donde viajen las voces de sirenas lejanas.

Construir una casa en la nube más alta,

de matices rosados pintados por el sol.

Y viajar en el viento, por el limpio firmamento

hacia el país donde desmbocan

los errantes suspiros que arranca el amor.


Cuando renazcan los pinceles de la noche,



descolgarme de la sonrisa de la luna

que tranforma las aguas el líquida plata,

y desenterras de una playa hecha de azúcar

versos ocultos de poetas nocturnos

que van dejando un camino de lágrimas.


Al resurgir el alba del eterno beso,

que el sol me brinde una lluvia dorada

y que de cada gota brote una flor

que colme mi alma vacía y desolada...


Sí... ríos de tinta borbotean de mi sangre,

inundados de historias y maravillas

y de sueños que laten y de cosas imposibles...


Sueños, sueños, sueños son,

pero permitidme soñar...

y disfrutar del corto instante

que precede el choque de la realidad.





Noelia Toribio




No hay comentarios:

Publicar un comentario