sábado, 12 de noviembre de 2016

Al morir la primavera


Tengo entre mis manos un silencio
templado y preocupante
igual que esta tarde manchada de otoño,

azufre y hierba seca.

Se parece a la respiración rota
que precede al último latido de una mariposa,
pero más larga y más profunda,
tanto que puedo llegar a escuchar el universo.

Tengo entre mis manos el silencio
que se pregunta
a dónde emigran los pétalos
cuando muere la primavera.

Noelia


No hay comentarios:

Publicar un comentario