miércoles, 18 de julio de 2012

Confesiones al mar

 

Trémulo oro del atardecer liviano

viste de gala el horizonte infinito

y encarna las aguas en reflejos de carmín,

el mar despierta de su sueño diurno

haciendo presencia de su pasión secreta

en el rojo que tiñe su azul y nácar.


 

Mis labios se encienden en la luz del ocaso,

desde sus purpúreas comisuras

brotan también susurros de mi secreto delirio

que se tornan en versos de sal y espuma

cuando la inquieta marea los arrastra

hacia el profundo corazón de las aguas.


 

¡Oh inmensidad de océano incendiado!

cuántos suspiros de amor

yacerán en el sepulcro de tus aguas

y teñirán tus olas de sangre escarlata…


 

Los colores titubean en el horizonte,

la espuma crepita en la cresta de la ola,

la voz del mar murmura en mis oídos,

la brisa marina me abraza el alma.

El mar , en nuestra intimidad,

responde a mi confesión amarga…


 

Noelia Toribio


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario